Football_Helmet_475x300.jpgLa rotura de los cascos al golpear puede ser un sonido característico de un juego de fútbol, pero muchos investigadores también lo escuchan como una advertencia del potencial peligro para los cerebros de los jugadores.

El casco de plástico duro ha sido el equipo estándar para los jugadores de fútbol desde que se introdujo en la década del 40 como protección contra las fracturas de cráneo. Ahora se considera que el casco contribuye a la epidemia de conmoción cerebral que afecta al deporte.

La búsqueda de un casco más seguro se ha convertido en el Santo Grial del football. A principios de enero, cuando una empresa con sede en Seattle dio a conocer un nuevo diseño de casco, fue cubierto como noticias de deportes, salud, tecnología y negocios.

El casco reemplaza la cubierta exterior dura con una piel exterior más suave que absorbe y frena los golpes, lo que, en teoría, ofrece una mejor protección para los cerebros de los jugadores.

“Hay mucho optimismo en torno al potencial de su producto”, le dijo Jeff Miller a Bloomber, Vicepresidente de Salud y Seguridad de la NFL, después de la presentación. “La idea es que es tecnología innovadora. ¿Cuánto revoluciona la industria?, ya lo veremos”.

En el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland, el Dr. Charles Bernick estudia la salud del cerebro de los ex jugadores de football y dijo que da la bienvenida a los esfuerzos para hacer que el juego sea más seguro.

“Sin comentar sobre un producto específico, es alentador ver el interés y la inversión en cascos más seguros”, dijo el Dr. Bernick. “El tamaño y la velocidad de los jugadores de hoy en día crean una fuerza tremenda y, con ello, la necesidad de desarrollar mejores equipos”.

Print Friendly, PDF & Email