If It’s Good For Your Body, It’s Good For Your BrainLas investigaciones continúan mostrando que la falta de ejercicio, la mala alimentación, la diabetes, el colesterol alto y el tabaquismo son factores de riesgo importantes para la demencia. De hecho, un estudio reciente de los datos del Estudio sobre la diabetes, obesidad y estilo de vida en Australia encontró que aproximadamente el 48 por ciento de los casos de demencia en ese país estaban directamente relacionados con los “factores de riesgo modificables”; opciones de estilo de vida que uno puede cambiar.

Dado que la demencia no tiene cura conocida, los profesionales de la salud se centran cada vez más en ayudar a las personas a prevenir la enfermedad o, al menos, retrasar su aparición a través de opciones de estilo de vida más saludables.

El Dr. Jeffrey Cummings, MD, ScD, Director del Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland y el Presidente de Camille y Larry Ruvo para la Salud Cerebral, afirma que  

“la salud del cerebro es la clave de nuestros recuerdos, nuestra biografía y de nosotros mismos. Protege el tesoro que contiene a todos nuestros amigos y familiares. Nada es más importante”.

Los seis pilares de la salud del cerebro de la Clínica Cleveland ofrecen pautas fáciles de implementar para llevar un estilo de vida más saludable. Esto es lo que puede hacer:

Muévase.

En el estudio australiano se demostró que la inactividad física contribuye a la mayor proporción de casos de demencia. Es un hecho que el ejercicio regular reduce su riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Trate de hacer 30 minutos diarios de ejercicio aeróbico de intensidad moderada al menos de 3 a 5 días a la semana.

Coma inteligentemente.

La obesidad, la hipertensión y la diabetes en la mediana edad contribuyen a un mayor riesgo de desarrollar demencia. Una dieta saludable puede ayudar a prevenir o manejar estas condiciones. Pruebe con una dieta de estilo mediterráneo rica en pescado, granos integrales, vegetales de hojas verdes, aceitunas y nueces. Las investigaciones han demostrado que ayuda a mantener la salud del cerebro y puede reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Deje de fumar.

Fumar supone el doble de riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer que para una persona que no fuma. Lo mejor que puede hacer es dejar de fumar, o al menos reducir con el objetivo de dejar de fumar.

Duerma bien.

El sueño de calidad de 6 a 8 horas es fundamental para la salud del cerebro. Una buena noche de sueño puede motivarlo a hacer ejercicio mientras que el ejercicio mejorará su sueño.

Actúe.

Motívese para seguir aprendiendo y para mantener la sociabilización.  Tome una clase de idioma. Invite a un amigo a cenar. Ofrézcase como voluntario. Estas actividades también pueden contribuir a la salud del cerebro.

Para obtener más información sobre los seis pilares de la salud del cerebro y lo que puede hacer para mejorar la salud de su cuerpo y cerebro, visite healthybrains.org/pillars.

Realícese un chequeo del cerebro para obtener un puntaje del índice de salud del cerebro y un informe personalizado sobre lo que puede hacer para mejorar su salud, una autoevaluación en línea que pone a prueba su memoria y lo ayuda a elegir un estilo de vida más saludable. Visite healthybrains.org/brain-check-up.

Print Friendly, PDF & Email