La “norma de oro” para que los científicos consideren eficaz el tratamiento de una enfermedad se basa en la evidencia de un ensayo doble ciego controlado por placebo. Este tipo de estudio compara un tratamiento con un placebo o un tratamiento “ficticio” y tanto los investigadores como los sujetos no saben cuál es cuál. Para que la FDA lo apruebe, se requieren varios ensayos exitosos, doble ciego, controlados con placebo. Este proceso lleva mucho tiempo, es costoso y, sin embargo, es necesario para demostrar que un nuevo tratamiento farmacológico es seguro y eficaz para su uso en personas.

La aplicación de este enfoque a las intervenciones en el estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, puede ser difícil o improbable. Imagine un estudio de dieta con un placebo. Entonces, como resultado, la evidencia que respalda la modificación del estilo de vida proviene de otros tipos de métodos de investigación. Los científicos pueden examinar las tendencias en los datos de grandes grupos de personas estudiadas durante largos períodos de tiempo y otros métodos de recopilación de datos que se basan en el autoinforme de los sujetos, como en diarios de alimentos o de ejercicios.

Un informe reciente de un estudio realizado por la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina, una organización científica no gubernamental y muy respetada, concluyó que aunque existen algunas pruebas prometedoras, no hay suficientes datos concluyentes para que el gobierno respalde la promoción del manejo de la presión arterial, ejercicios y desafíos cerebrales, como resolver acertijos y aprender un idioma extranjero, para la prevención del deterioro cerebral y la demencia.

El Dr. Jeffrey Cummings, renombrado científico especializado en salud del cerebro a nivel mundial, Director del Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland y el Presidente de Camille y Larry Ruvo para la Salud Cerebral, no está de acuerdo. “De hecho, evidencia es lo suficientemente sólida como para promover intervenciones en el estilo de vida como la dieta, el ejercicio físico, la aptitud mental y el control de la presión arterial en la prevención del deterioro cognitivo”. Él cree que “la academia está reteniendo una recomendación para una campaña nacional patrocinada por el gobierno debido a la falta de ensayos doble ciego, controlados con placebo. Este tipo de estudios son prácticamente imposibles de realizar en intervenciones de estilo de vida”.

El Dr. Cummings siente que promover hábitos de estilo de vida saludables como el ejercicio, la dieta, la salud del cerebro, la interacción social, el sueño y el control de los riesgos de salud, como la hipertensión arterial y la diabetes es preventivo. “Hay suficientes datos alentadores para que las personas se involucren más en su salud general para ayudar a proteger la salud del cerebro”.

De hecho, la Comisión Lancet sobre Prevención, Intervención y Atención de la Demencia recomienda a los proveedores de salud ser “ambiciosos en cuanto a la prevención”. Durante la reciente Conferencia Internacional de la Asociación contra el Alzheimer en Londres, este grupo de científicos presentó y publicó su informe basado en la evidencia que indica que casi un tercio de toda la demencia podría prevenirse o retrasarse a través de mejores opciones de estilo de vida (control de la presión arterial alta, ejercicio, control de peso), reducir el fumar, mantener interacciones sociales, etc). Incluso agregaron evidencia de respaldo para una mayor educación en la primera infancia y el manejo de la pérdida auditiva en la mediana edad. “Nuestros resultados muestran que nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para hacer cambios en el estilo de vida que marcarán la diferencia”.

Reexamine sus opciones de estilo de vida y obtenga consejos para mejorar la salud del cerebro volviendo a revisar su Índice de Salud del Cerebro en healthybrains.org.

Print Friendly, PDF & Email