Prevention Studies to End Alzheimer’s DiseaseEncontrar tratamientos más efectivos para la enfermedad de Alzheimer, una enfermedad que afecta a más de 44 millones de personas en todo el mundo, sigue siendo uno de los grandes desafíos delsiglo XXI. Sin tratamientos que retrasen o detengan la enfermedad, se espera que la cantidad de personas afectadas por el Alzheimer aumente a más de 135 millones para el año 2050. El alto costo del cuidado de tantos millones de afectados por esta enfermedad (que ya supera los $600 mil millones por año) supondrá una enorme presión para los sistemas de salud en todo el mundo.

Descubrir terapias que retardan la progresión natural de la enfermedad de Alzheimer ha resultado difícil. Los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer disponibles actualmente (como donepezil y memantina) ayudan al cerebro a funcionar mejor y a mejorar los síntomas, pero en primer lugar no afectan los procesos que causan la enfermedad. Como resultado, no hay medicamentos disponibles para el Alzheimer que retrasen la enfermedad.

¿Qué es lo que causa la enfermedad de Alzheimer?

Después de años de investigación, los científicos finalmente están comenzando a descubrir los secretos de las causas del Alzheimer. Actualmente se cree que la acumulación de una proteína llamada amiloide, una proteína que nuestras células cerebrales producen naturalmente a lo largo de nuestras vidas, comienza a acumularse en el cerebro de las personas afectadas. Por alguna razón desconocida, las personas con Alzheimer pierden la capacidad de eliminar el amiloide del cerebro. Cuando se acumula suficiente amiloide, se agrupa, formando placas. Las placas de amiloide son tóxicas para las células del cerebro y hacen que las neuronas mueran lentamente. Cuando se ven afectadas suficientes neuronas, aparecen los síntomas de la demencia.

¿Se puede reducir o eliminar la placa mediante intervención terapéutica?

En los últimos 10 años, se han desarrollado una serie de medicamentos experimentales, conocidos como terapias antiamiloides. Se han probado varias terapias antiamiloides en personas con enfermedad de Alzheimer en ensayos clínicos. Desafortunadamente, ninguno de estos medicamentos mejoró los síntomas de la demencia.

Muchos científicos creen que estas fallas ocurrieron porque el tratamiento se administró demasiado tarde. De acuerdo a las exploraciones TEP, que muestran los niveles de amiloide en el cerebro, ahora sabemos que el amiloide comienza a acumularse muchos años (hasta 25 años) antes de que se noten los primeros síntomas. Por lo tanto, el momento ideal para comenzar una terapia antiamiloide puede ser cuando los síntomas son muy leves o incluso en un momento determinado antes de que aparezcan los primeros síntomas. 

¿Cómo sería la prevención?

Cuando los ensayos clínicos prueban medicamentos en personas antes de la aparición de los síntomas, estos se llaman estudios de prevención.  Para que los estudios de prevención se consideren exitosos, el estudio debe mostrar que la terapia reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer. Esto se demuestra al mostrar que los participantes que recibieron la terapia experimental desarrollaron la enfermedad a un ritmo menor que los que recibieron un placebo. Los estudios de prevención deben ser largos (generalmente de más de cinco años de duración) e incluir solo a las personas que tienen un riesgo muy alto de desarrollar la enfermedad. Los antecedentes familiares, la genética, la edad y los niveles de amiloide en el cerebro (demostrados por las tomografías TEP para amiloide) a menudo se usan para identificar candidatos para los ensayos de prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Solo aproximadamente 1 de cada 10 personas que están interesadas en participar en los ensayos de prevención tienen las características adecuadas para ser incluidas en un ensayo.

Esfuerzos para la prevención en el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland

Estamos comprometidos con el desafío de prevenir la enfermedad de Alzheimer y actualmente estamos realizando estudios de prevención del Alzheimer.

En un mundo que suma un nuevo caso de demencia cada cuatro segundos, es imperativo que se descubran nuevos y mejores tratamientos para el Alzheimer lo antes posible. Las terapias que podrían prevenir el Alzheimer alterarían fundamentalmente las vidas de millones de personas en todo el mundo.

Por Aaron Ritter, MD

Si usted o un miembro de su familia están interesados en participar en un ensayo clínico para la prevención del Alzheimer, comuníquese con nosotros en healthybrains@ccf.org.

Acerca del autor

Aaron Ritter, MD, recibió su Licenciatura en Artes en la Universidad de Wisconsin-Madison y obtuvo su título de médico en la Universidad de Colorado. Completó una pasantía en pediatría y capacitación de residencia en psiquiatría en la Universidad de Arizona en Tucson, seguido de una beca en neurología conductual y neuropsiquiatría en el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland, donde ahora es Director del Programa de Ensayos Clínicos.

Print Friendly, PDF & Email