footballEche un vistazo a lo que está haciendo el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland para ayudar a los atletas y otras personas afectadas por el traumatismo craneal a proteger su salud cerebral y avanzar en la ciencia de la encefalopatía traumática crónica.

Un nuevo estudio para atletas

El Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo de la Clínica Cleveland forma parte de un estudio histórico sobre la encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad neurodegenerativa que se ha informado en jugadores de fútbol profesional, boxeadores y otros atletas con antecedentes de lesiones cerebrales repetitivas.

El estudio, DIAGNOSE CTE (DIAGNOSTICAR ETC), es el primero en investigar nuestra capacidad para detectar ETC en jugadores vivos. La ETC, que se cree que está asociada con cambios en el estado de ánimo, el comportamiento y la cognición, históricamente se ha diagnosticado solo mediante un examen postmortem del cerebro. Esta enfermedad ha recibido una atención considerable con el descubrimiento de daños en los cerebros de atletas fallecidos.

“Queremos proteger la salud cerebral de los atletas, y creo que todos los involucrados en atletismo quieren eso. Queremos proteger contra los efectos de una lesión en la cabeza donde sea que ocurra. Nos preocupan los que sufren combates militares, accidentes de tráfico, abuso doméstico. Este es un conjunto de lecciones que tendrán amplias implicaciones en la sociedad”, dice Jeffrey Cummings, MD, ScD, Director del Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo y co-investigador principal del estudio, que está liderado por la Boston University School of Medicine y financiado por los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH).

DIAGNOSE CTE examinará 240 hombres de 45 a 74 años de edad: 120 ex jugadores de la Liga Nacional de Fútbol; 60 ex futbolistas universitarios con y sin síntomas de ETC; para comparación; 60 hombres que nunca han participado en deportes de contacto.

Los pacientes se someterán a pruebas extensivas en cuatro centros, incluyendo el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo. Se incluirán exploraciones cerebrales (TEP e IRM), análisis de sangre y evaluaciones neuropsicológicas, con el objetivo de encontrar biomarcadores y otros indicadores de cambios en el cerebro asociados con la ETC.

“Si podemos desarrollar criterios clínicos para detectar la ETC, podríamos inscribir a las personas correctas en los ensayos clínicos para probar los medicamentos que podrían tratarla”, dice Sarah Banks, PhD, neuropsicóloga en el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo e investigadora del estudio.

¿Qué papel juega la genética?

El estudio investigará otros factores, como la genética, el estilo de vida y el historial de lesiones en la cabeza, que pueden influir en el motivo por el cual algunos jugadores desarrollan ETC y otros no. Este estudio se adapta bien con la investigación que el Centro para la Salud del Cerebro Lou Ruvo ha estado llevando a cabo durante años sobre atletas que participan en deportes de contacto, incluido el Estudio de Salud del Cerebro de Luchadores Profesionales dirigido por Charles Bernick, MD, MPH, quien es investigador del estudio ETC.

Conozca más acerca de nuestros ensayos clínicos y su importancia en el avance de la ciencia en nuestra página de Ensayo Clínico Cerebros Saludables .

Para más información sobre la participación en ensayos clínicos, comuníquese con nosotros en healthybrains@ccf.org

Print Friendly, PDF & Email